Ideando un Plan B: Freelance

Es Octubre del año 2014. Estamos cerrando un año en el extranjero en una isla tropical, un pequeño paraíso en las cálidas aguas de Indonesia cuando hacemos un maravilloso descubrimiento: Las herramientas que llevamos en nuestras mochilas nos están permitiendo trabajar cerca de 8 horas cada semana y generar suficiente como para pagar nuestro hospedaje y comida.

Mi novia y yo estamos subiendo el último archivo del proyecto de esa semana, y ese mes estábamos en Gili Air, el clima era maravilloso la mayor parte del tiempo, pero esa noche hubo tormenta, se fue la luz en nuestra cabaña pero Internet siguió funcionando, logramos subir el documento, una experiencia que parecía salida de un libro de crecimiento personal, era nuestro día a día.

Gili Air - Indonesia 2014

¿Qué estábamos haciendo para lograr este equilibrio? Trabajando como freelance, construyendo presentaciones en Powerpoint para todo el mundo. Todo comenzó un año antes, habíamos llegado a Auckland desde Santiago al final del 2013, viviendo una de las mejores experiencias de nuestras vidas, estábamos felices, sentíamos la libertad de probar nuevas posibilidades en un país nuevo y así las buscamos, hasta que nos llegó un choque de realidad: La cuenta de ahorro bajaba más rápido que lo planificado y seguíamos sin encontrar un trabajo estable que nos gustara. Intentamos diferentes cosas (clases de español, decoración con LEGO, clases de computación en centros comunitarios, etc) pero ninguna prendió de la forma en que esperábamos. En uno de esos análisis retrospectivos recordé una plataforma que usé un par de años antes para encontrar personas que me ayudaran a traducir grandes volúmenes de texto por un precio definido, y pensé: “Yo puedo ser una de esas personas, tengo tiempo disponible y necesito generar ingresos!”. Entré a oDesk.com (que luego fue re-bautizado como UpWork.com) y así comenzó la búsqueda.

El comienzo de una nueva etapa: Descubrir cuáles eran mis reales herramientas

En Chile crecemos pensando en qué vamos a estudiar para luego pensar donde encontrar trabajo, pero esto no aplicaba directamente en Nueva Zelanda, mi carrera necesitaba un montón de validaciones, y por el otro lado, gran parte del atractivo de estar en un nuevo lugar, era probar cosas diferentes.

Mis primeros proyectos variaban entre ordenar largos volúmenes de datos o convertir imágenes de un formato a otro, actividades que dejaban poco espacio para especializarse o incluso proyectarme, considerando además del gran volúmen de otros freelancers capaces de hacer lo mismo que yo y aun valor más bajo, me di cuenta que la única forma de crecer en el mundo freelance es a través de la diferenciación.

Planifica, Acciona, Mide y Repite!

Para diferenciarme mejorar mis resultados, implementé métricas concretas y las variables más relevantes que pude encontrar eran: La cantidad de horas que lograba vender y a qué precio lo hacía.

El siguiente paso era definir metas mensuales y entender qué tan lejos me encontraba de ellas, así definí ciclos de revisión. En ese período inicial comencé cobrando US $15 por hora, que era el mismo salario que tenía en mi trabajo convencional en Nueva Zelanda.

Tener una meta, y medir qué tan lejos me encontraba de ella, me ayudó a ganar confianza, revisar los perfiles de otras personas y sus portafolios, me ayudó a mejorar el mío, dedicaba tiempo relevante tanto a encontrar trabajos como a mejorar mi perfil, de esta forma los incrementos mensuales podrían ir desde la mejora en la tasa de cobro, cantidad de horas vendidas o atractivo de mi perfil.

Aprendí que en este mundo freelance, existen diversos tipos de clientes, pero que solo vale la pena trabajar con aquellos que tengas entendimiento claro de los requerimientos mutuos, es decir, de la necesidad y urgencia de su proyecto como de tu cantidad de horas disponibles y potencial compatibilidad con otros proyectos. Estos clientes, son los que vale la pena mantener cerca y a quienes hace sentido solicitar feedback para ir mejorando tus procesos y perfil. Medir ese feedback es punto inicial para construir un mejor perfil y consecuentemente lograr mejores trabajos.

La comunicación es la clave

De todas las habilidades que he desarrollado como freelance, la comunicación es la más valiosa tanto dentro del mundo freelance como en el mundo de trabajo convencional. Lograr comunicar y entender los requerimientos que tiene un cliente, además de poder definir expectativas en los entregables, te permite mantener clientes cautivos además de constantemente ir mejorando su experiencia con tu trabajo. Incluso, si te consideras malo comunicándote, te recomiendo que sea una de tus primeras metas, ir evaluando y constantemente mejorar esta habilidad, es uno de los diferenciadores fundamentales que harán que tu trabajo como freelance suba al siguiente nivel.

Mejora continuamente

Tenía los indicadores clave y un objetivo, por lo tanto fue fácil medir cómo lo estaba haciendo desde el comienzo, noté que la experiencia (cantidad de trabajos realizados) ayudaba a tener una mayor credibilidad, por lo que comencé con proyectos pequeños, los que me ayudaron a tener evaluaciones de clientes, un elemento clave que te consolida como alguien confiable. Seguí mis resultados pasando de una tasa horaria de $15 a $20 y luego a $30 en un par de meses, llegando a $40 poco después. La forma de lograr este crecimiento fue encontrar un nicho: Presentaciones Corporativas para emprendedores buscando financiamiento. Tengo formación en negocios por lo que el lenguaje me era familiar y tengo afinidad por estilos y tendencias gráficas, todo lo que tenía que hacer era construir un mensaje en PowerPoint y agregar el estilo que el cliente necesitaba, sin embargo, lo más importante fue encontrar la real necesidad de mis clientes: Ellos buscan comunicar un mensaje y convencer a su audiencia de su idea, y entender esto, te permite comunicarte de otra forma con el cliente, no como un componente al final de la cadena, sino que un actor que puede entregar feeedback y ayudar a mejorar el mensaje. Cuando te das cuenta de cuál es el “job-to-be-done” de tu cliente, la comunicación y los entregables tienen otro nivel de valor.

Otro día en el paraíso

Pasamos la mayor parte de ese año en Nueva Zelanda, trabajando en negocios locales, complementándolo con este trabajo paralelo, sin invertir gran cantidad de horas; pero luego quisimos seguir con nuestro viaje conociendo más lugares del mundo, así que tomamos nuestros ahorros, un notebook y algo de ropa para continuar nuestro viaje. Era a fines de Septiembre y estábamos viajando de Auckland a Bali.

Y es aquí donde la construcción del trabajo freelance se pagó, logramos un equilibrio en que trabajando 8 horas en una semana, generábamos suficiente dinero como para pagar alojamiento y comida por esa semana. No queríamos dejar esa isla!.

Y luego regresamos

Fue una experiencia increíble, pero tuvimos que irnos, aún teníamos muchas cosas abiertas en Santiago. De vuelta a Chile volvimos al mundo de trabajos corporativos pero con una mirada diferente, sin buscar trabajo apurados, sino que poder elegir desafíos motivantes y si por cualquier motivo decidiéramos dejar el trabajo convencional que estábamos realizando, tenemos este plan B ya desarrollado, construimos una alternativa a la carrera tradicional corporativa, y su queríamos usar este plan B nuevamente, tendríamos que cuidar y mejorarlo constantemente. Encontramos una puerta de salida a la Matrix y seguimos constantemente cuidándola, en esta época algunas horas de trabajo freelance, nos permite pagar más de una cuenta, pero lo más importante es no dejarlo ir, ya que se transformó en una de las herramientas más valiosas que tenemos para sobrevivir en este mundo que cambia cada día más rápido.

Este es el mensaje que te quiero dejar: siempre hay formas de comenzar un “plan B”, incluso si estás trabajando full-time en un trabajo o si estás en búsqueda de un nuevo desafío laboral, usa un poco de tiempo para construir tu propio camino, un que dependa en gran forma de ti y tus habilidades. Hoy en día existen muchas herramientas para hacerlo y mientras antes comiences a usarlas, más temprano generarás la confianza en tu habilidad o servicio. Llegar a tener un alto nivel como freelance para lograr salir de la Matrix, requiere medir constantemente el avance, nadie es un experto al comienzo, pero te garantizo que al cierre de cada ciclo que te propongas vas a aprende algo más de tu habilidad, y para mejorar sólo tienes que aplicarla dentro del próximo ciclo y medir los resultados.

Estamos viviendo tiempos muy cambiantes, espero que mi experiencia te ayude a tomar el control y construir tu propio camino.

Más detalles en mi canal de Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCC9rUh3xhqqki8GpZTkqdww

Matias Meza

Matias Meza

Santiago, Chile